Endobarrier, autorizada para la venta en Europa

La cirugía gástrica es el último recurso para ayudar a las personas peligrosamente obesas. Sin embargo, pronto existiría una alternativa menos invasiva: un dispositivo que se coloca por la boca, tapiza el intestino y se extrae fácilmente.

EndoBarrier fue desarrollado por la empresa GI Dynamics, de Lexington, Massachusetts, y es un “preservativo” impermeable que ocupa los primeros 60 centímetros del intestino delgado.

Sus ventajas: Es simple de colocar y de casar y, además, es de bajo costo.

En ensayos con animales y estudios preliminares sobre seres humanos, el dispositivo demostró que permite adelgazar y controlar rápido la diabetes tipo 2. El artilugio, que se introduce encapsulado, se coloca por la boca con un endoscopio.

Se introduce por la boca, durante una intervención de una media hora de duración bajo anestesia general, y se aloja en las dos primeras porciones del intestino delgado, impidiendo que absorban nutrientes. Si se desea, puede extraerse en menos de diez minutos. La inserción del dispositivo no es una operación traumática, su riesgo es muy bajo, y cuesta entre la mitad y un tercio que el bypass.

Debido al aumento de la obesidad en el mundo, el desarrollo de nuevos tratamientos se ha convertido en una prioridad de salud pública.

Mientras que las cirugías producen un descenso de peso significativo y sostenido, sus altos costos económicos y el temor al riesgo de morir en el quirófano hacen que apenas un pequeño porcentaje de los pacientes que las necesitan realmente accedan a ellas.

Una vez en su lugar, debajo de la base del estómago, la cápsula libera una pelotita que, con ayuda de un catéter, despliega en el intestino una manga flexible de un polímero deslizante similar al polietileno, llamado politetrafluoretileno. Luego, se extrae la pelota y se fija la manga con un accesorio de sujeción con extremos en punta fabricado con una aleación de metal con memoria de forma llamado nitinol.

Todo ese proceso dura menos de media hora y la endobarrera se puede extraer en menos de diez minutos con solo tirar de un cordón para “desinflar” el accesorio de sujeción. La manga se extrae por la boca.

El equipo de Kaplan observó también que el uso del nuevo dispositivo también revertía rápidamente la diabetes tipo 2, aun antes de que el usuario comenzara a adelgazar, por lo que ese efecto podría atribuirse a una modificación de las señales neuronales y hormonales enviadas desde el intestino.

La funda intestinal se ha probado ya en ratas e incluso en 150 personas, y en ambos casos se han logrado reducciones de peso comparables a las obtenidas mediante cirugía. Y, de forma rápida, una corrección importante de la diabetes tipo II.
Sin embargo, hacen falta ensayos de más duración para comprobar los resultados y la inocuidad a largo plazo. Algunos expertos estiman que su eficiencia no será tan buena como el bypass, pues no reduce el estómago. Además, dudan de sus resultados a largo plazo, ya que no se reeduca al paciente en lo relativo a comer mejor.

Si necesita mas informacion dirijase a GI Dynamics, Inc. , One Maguire Road, Lexington MA 0242 , USA, Tel: 781/357-3300 Fax: 781/357-3301 , info@gidynamics.com

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s