El viejo sistema de barbero: el merengue de espuma !

En mi infancia pasaba muchas horas sentado en el salón de peluquería de mi pueblo con el viejo barbero , el señor Llerena, que me contaba historias interminables reales o ficticias

( ahora creo que  mezclaba noticias leídas en el periódico del día con leyendas casi reales del pueblo , creando una especie de relato de una realidad mágica que entonces me fascinaba)

El viejo barbero Llerena era hombre bajito, menudo , poca cosa, muy religioso y muy amable de profesión , con unas manos largas y delgadas que me recordaban a las de la Virgen Dolorosa, en el altar de la iglesia del pueblo . Manos raras, porque hasta las mujeres de campo , lo que yo conocía tenían las manos mas recias , las del barbero solo las puedo describir únicamente como ‘irreales’

Así que por observación me fije en su método para crear espuma para el afeitado que era espectacular , en unos momentos (años 60) que el único jabón que había prácticamente se reducía al Myrsol y al Lea aunque este modo de espumar funcionará bien con jabones semiblandos también

Catalogo antiguo de magnificas brochas ‘de barbero’ hoy día inexistentes 

Entonces en las barberías se usaban unas brochas tradicionales, de caballo, de Vie-Long , con empuñadura larga de madera de boj y nudo metálico , Generalmente son mas rígidas que las brochas de tejón pero en cambio permiten ‘pintar’ bien con espuma sin salirse .

El viejo barbero Llerena se parecía mucho al de este grabado victoriano

Las brochas de cerda , valdrían exactamente igual

Colocaba la brocha en el cuenco con agua caliente mientras ajustaba el sillón de barbero al cliente , seria aproximadamente un minuto

Levantaba la brocha vertical del agua, y se detenía unos segundos dejando que el agua escurriese por gravedad

Y sin mas ceremonia y con el agua que el pelo de la brocha había retenido en su interior y la introducía en el jabón Myrsol (son jabones de un kilo, en un envase enorme con boca ancha) .

Comenzaba entonces a girar la brocha suavemente , casi acariciando el jabón sin cesar de hablar con el cliente . Era algo hipnótico como tenia un automatismo en la mano para mantener el ritmo aumentando cada vez la presión en el jabón poco a poco , y así pasaba casi un minuto !

Yo llegue a contar hasta 100 giros de la brocha en el jabón duro

Y entonces ya directamente comenzaba a dar espuma en la cara del cliente

Sacaba una toalla pequeña que humedecía con agua muy caliente, que apretaba y apretaba hasta conseguir el punto de humedad total y calor soportable y la aplicaba en la cara del cliente totalmente reclinado hacia atrás en este momento

Y entonces se dedicaba a la labor del asentado de las navajas de afeitar, en una correa de cuero que colgaba en la pared , labor de tres o cuatro minutos .

Entonces sacaba la toalla, retirando toda la espuma que quedaba .. y volvía a aplicar espuma de la brocha que en ese momento parecía mas bien un árbol de navidad cubierto de nieve y se dedicaba a su labor de cirujano, de caras, rasurando barbas duras y dando un aspecto pulido a recios y honestos agricultores y marineros (valeiros) , que eran sus clientes

Cuando yo tuve ya mas edad – y había cumplido mi ‘primera comunión‘ – ,   dado el tiempo que yo pasaba en su  barbería, ya me permitió a mi el ayudarle un poco , cuando atendía a un cliente y tenia otros esperando, y me dejaba que fuese yo el que batiese y levantase la espuma en la bacía mientras el rasuraba-hablaba-sonreía sin parar y simultáneamente …. pero no dejaba de controlar mi avance por el rabillo del ojo  para que todo fuese bien y la espuma que yo conseguía pareciese también un gigantesco pastel de merengue

Esto aparte de ser una nota personal, demuestra que aun en los tiempos mas críticos y con los materiales mas básicos cuando atendía a un cliente  (brocha de crin de caballo y jabón de sebo ) los barberos eran capaces de hacer una labor profesional ejemplar  .

Hoy día los aficionados al afeitado persiguen brochas y brochas, jabones y mas jabones que nunca serán capaces de consumir, en la búsqueda de una maestría que ya los viejos barberos habían logrado , utilizando unicamente pocos factores EXPERIENCIA, RITUAL, BUENA TÉCNICA y  un mix de PACIENCIA-CUIDADO ..algo que hoy día , en el mundo de las prisas no tenemos y por eso perseguimos a base de compras, en productos a veces lejanos, pero siempre caros .

Así que actual rasurador .. si quieres conseguir la mejor experiencia dedícate tiempo, con los materiales que tengas , observa tus experiencias de afeitado, toma nota y trata de superarte cada vez que lo intentas .. SOLO ASÍ CONSEGUIRÁS LA EXCELENCIA !

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s