Remington ‘corta pelos’ , en oferta , The Crafter

oferta remington.jpg

Cuando hay que arreglar cabello , cuello u otros pelos , las maquinillas no nos son utiles

Por eso esta oferta por solo 39,8 dolares, por una Remington PG6171 The Crafter: Beard Boss Style and Detail Kit, Trimmer, Grooming, que en conjunto son 11 piezas es una oferta a considerar dada la calidad y garantia que ofrece la marca . Podemos encontrarla estos dias de rebaja , en Amazon internacional . Aprovechar la oportunidad !

 

Horn mustache comb = Peines de cuerno para bigotes (y barbas)

Editado: tambien cepillos para bigote y barbas >>>


peineta-bigotesLas pilosidades en la cara deben de ser cuidadas , muy cuidadas para no traspasar el débil filo entre el aire informal y parecer un pordiosero … o  un fracasado social

Así que como la barba ha estado siempre de moda también lo están los productos para su cuidado y acicalamiento

captura-de-pantalla-2017-02-19-20-13-36Por ejemplo estos peines , para arreglarla cuidadosamente , son especialmente pequeños dado su finalidad
Los mas tradicionales y clásicos en Inglaterra han sido siempre los de cuerno (si un material que aun tiene gran utilidad pero su trabajo es muy difícil ) porque no se cargan de electricidad estática . Este modelo es francés, de L’Artisan Createur  , aun que son famosos los creados en el sur ingles, como los de Murdock

horn-combs-and-moustache-combsEvidentemente hay que buscarlos en las mejores tiendas de cuidados masculinos, yo los encontre en Madrid, en una pequeña tienda de cosmética muy elitista y muy similar a las mejores que puedes buscar en Kings Road, en Londres, tiene lo mejor , es  Perfumería Nuria (Lagasca, 52, 28001 Madrid, España) www.perfumerianuriamadrid.com (+34 915 76 41 26
captura-de-pantalla-2017-02-19-22-43-24Pero abundan mas los peines de maderas duras, y de los materiales mas diversos pero los precios generalmente son altos (o muy altos) porque su elaboración es artesanal, los materiales muy escasos y sus acabados muy cuidados . De todas formas es una compra para toda la vida !

Entre los cuidados adicionales de las barbas podíamos añadir la crema para barbas , el OPR Beard Oil, a base de aceites naturales de jojoba, oliva, almendras etc. con el fin de suavizar la barba . Productos de gran calidad y eficiencia , desde sus comienzos porque esta empresa americana ya la probamos en sus inicios y ademas de seguir una sorprendente linea de cosmética los resultados de sus productos eran fantásticos

Todo es importante con tal de no parecer un scotch brite , o un mendigo !


captura-de-pantalla-2017-03-04-11-49-56En el catalogo de VieLong (pagina 18) ,  hay varios modelos de cepillos para bigotes y barbas, tanto largos (con mango) como sin , en todo caso no son tan pequeños como los peines de cuerno , el mas mínimo, es de 83 x 37 mm , evidentemente los de mango son algo mas grandes

 

 

Historias de Barberias

sign02.jpgLas barberías eran antes esa especie de santuario al que se iba no sólo a que te cortaran el pelo, sino a discursear sobre la vida misma. El barbero -al que ahora se le llama peluquero, como al maestro se le dice profesor cual si de un eufemismo se tratara-, era ese hombre que nos ponía al corriente de cuanto acontecía en derredor, más que nada para que ni un detalle de lo que estábamos viviendo se nos escapara.

En aquellos años las barberías olían a Varón Dandy y a espuma Lea. La brocha era consustancialmente mágica y la navaja no menos. Y no digamos la máquina con la que nos descargaban de pelo, esa que de cuando en cuando te producía un sentido escalofrío al adentrarse en nuestras cabezas y que todavía recuerdo para mis adentros.

En los lejanos años 60 y 70 mis dos barberías fueron la de Ginés y su padre, Pepe, en el barrio de San Antonio, donde pasé los primeros meses de mi vida y la de José el de Pío y Manolo, en la calle de Pinar y Sánchez Bravo, luego de las Escuelas, a la que nos trasladamos a vivir después.

La primera de ellas, ubicada a la entrada de la vivienda familiar, en la calle de Los Hernández, tenía cortinas en hilera, sillas y banquetas de madera e innumerables jaulas con canarios que cantaban exultantes y que su propietario criaba con sumo esmero. Allí, sentado en su portal, fue donde me aficioné a leer todos los días el periódico, ojeando de arriba abajo las páginas del extinto diario Línea, cuando todavía conservaba en su portada el yugo y las flechas.

sousa.jpg

La otra barbería, la de José y Manolo, no tenía tantos pájaros, aunque creo que alguno sí llegué a ver por allí, pero si diversos cuadros de equipos de fútbol en sus paredes, sobre todo del Real Madrid. Quizá en consonancia con los colores del club que presidía don Santiago Bernabéu, los dos oficiales lucían sendas batas blancas e impolutas para atender al personal. Recuerdo la devoción de José por los tangos de Carlos Gardel.

Manolo era un señor como más serio que venía todos los días de la vecina Molina donde vivía. Han pasado muchos años y no sé que habrá sido de él. A Ginés y a José los suelo ver con cierta asiduidad por las calles del pueblo. Un día que estaban juntos y que paseaba con mi hijo pequeño, tuve ocasión explicarle que aquellos dos hombres eran los barberos de mi niñez y que Ginés, en concreto, fue quien me cortó el primer mechón de pelo con escasos meses de existencia.

Hoy las barberías son otra cosa. Todavía queda alguna abierta en cierto rincón casi perdido en barrios y pueblos. Pero lo de ahora, sobre todo en las ciudades más grandes, es lo que se da en llamar peluquerías unisex donde a los hombres y mujeres los arreglan de manera bastante más impersonal, sin ese trato y esa querencia de antaño y donde, en ocasiones, más que cortarte el pelo, a poco que te descuides, te lo toman directamente.

XXXLimagen VEGA MEDIA PRESS – HISTORIAS DE BARBERÍAS

Succionando la calva para que salga el pelo de nuevo

Otra de las modernidades que tuvieron que superar nuestros abuelos fue la invención del casco Crosley Xervac

Una maravilla que se colocaba cual ventosa sobre la calva y accionado por electricidad ejercía una succión sobre la parte superior de la cabeza que conseguir hacer brotar de nuevo los pelos desaparecidos por la evidente acción de la presión atmosférica

Aquí el individuo de la foto , mientras se afeita hace crecer su pelo

Puede darnos risa hoy día, pero se anuncian y ofrecen servicios de crecepelos hoy día con similar solidez científica y con total impunidad administrativa a pesar de haberse demostrado por los medios – que han colado allí a sus reporteros – que aquello es un sacacuartos y nada mas